aristoteles y dante hablanlasletras

Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo escrito por Benjamin Alire Sáenz y publicado bajo el sello de Editorial Planeta es un libro ganador de varios premios, y una lectura en la que me permití varias lagrimas y cuyo libro se ha convertido en el primero que he leído con temática LGBTI, para leer la sinopsis pulsa aquí y al final del post dejaré
el booktrailer.

La historia:

Se trata de dos amigos, Aristotle y Dante, dos jóvenes solitarios que se hicieron amigos durante el verano y a partir de ahí suceden varios situaciones en donde cada uno va descubriendo “secretos”, de la vida, de ellos, de su entorno, de su familia. Desde mi punto de vista, la historia va sobre descubrirse a sí mismo y qué posición ocupas en la vida, y en la vida de tus amigos. Ciertamente, hay romance, pero estuvo relegado a un segundo plano porque, repito, es sobre descubrirse a uno mismo. Y a la edad de 15 ¿quién no tuvo esas dudas?

Me pareció una historia sencilla de leer, el libro lo leí en exactamente 4 horas y media, y por estar escrito de manera tan fluida se me hizo fácil, me enganchó porque quería saber más de Dante, aunque la historia esté narrada desde el punto de vista de Aristotle y sea precisamente este personaje el eje central. Cuando lo leí no sabía mucho de la trama, y me parece que así fue como debía ser, es de esa clases de libros que agradezco hayan llego a mi vida. Cabe destacar, que esta historia está dividida en seis partes.

Los personajes:

Aristotle: personaje principal, es un chico de 15 años que quiere descubrirse a sí mismo, en las primeras páginas no pude evitar pensar en Las ventajas de ser un marginado,  pero en la medida que fui leyenda ese pensamiento desapareció. Mi opinión sobre él, es bastante difícil de explicar, puesto que no sentí conexión alguna, quizás porque después de todo no estoy tan rota como creía. La historia avanza en la medida que Aristotle crece, y durante el final de la tercera parte realmente lo odié, luego, pude entenderlo pero solo un poco.

Dante: ¡Lo amo! Fue mi personaje favorito y sin duda se ha convertido en uno de los personajes que más me han marcado y pensaba “soy yo, Dante soy yo”. No sé si esto sea bueno o malo. Es el mejor amigo de Ari, me parece gracioso aunque esto es un team, uno no funciona sin el otro. Y las veces que lloré fue por él, o con él. No sé, Dante, me hiciste llorar.

Los padres: ellos son la parte adulta del libro, y me emocionó lo openmind que son, y eso me pareció excelente, salvo que no pude sentirme triste porque al menos en mi realidad esto no pasa. Y aquí hablo tanto de los padre de Ari (Aristotle) como de los padres de Dante.

En conclusión…

Fue un libro que me tocó muy de cerca las emociones, creo que si explicó el por qué arruinaría toda la historia para quien no la he leído, así que me la reservo. Solo diré que al momento de hoy este libro es muy significativo y me llegó tan personal como pocos lo han hecho. Sé que lloré, por la historia y porque uno siempre llora por las cosas que no lloró en su momento.

Anuncios