maxresdefault

Confess es un libro autoconclusivo escrito por Collen Hoover y lo recomiendo muchísimo. La razón por la que me gusto es porque habla del amor pero desde un punto de vista racional y maduro, aunque posiblemente esta opinión esté viciada porque justo lo empecé a leer luego de terminar una trilogía rosa pastel aún así intentaré que mi reseña sea bastante objetiva.

La sinopsis:

Auburn Reed tiene toda su vida planeada. Sus metas están fijas y no hay espacio para errores. Pero cuando entra a un estudio de arte en Dallas en busca de un empleo, no espera encontrar una profunda atracción hacia el enigmático artista que trabaja allí, Owen Gentry. Por primera vez, Auburn toma un riesgo y le da el control a su corazón, sólo para descubrir que Owen tiene enormes secretos por revelar. La magnitud de su pasado amenaza con destruir todo lo que es importante para Auburn, y la única manera de volver a poner su vida en orden es apartando a Owen de ella. Lo último que quiere Owen es perder a Auburn, pero no parece poder convencerla de que, a veces, las verdades son tan subjetivas como el arte. Todo lo que tendría que hacer para salvar su relación es confesar. Pero este caso, la confesión podría ser mucho más destructiva que el pecado como tal…

La historia: 

Es totalmente cíclica, es decir, termina con una escena y concluye con una similar. Así que, entre este inicio y el final se desarrolla Confess. En la cual, dos jóvenes guardan secretos de su pasado y su presente, y cada uno, se propone descubrir las confesiones del otro. Y así se enamoran. Pero no será tan sencillo porque lo que cada uno oculta dificulta su relación, y la de los demás. Entonces, no se produce una lucha desenfrenada por conseguir estar juntos y ya está, no, los dos personajes toman decisiones lógicas y razonables que los llevan a cumplir objetivos propios pero que al final de una u otra forma enlazan sus vidas. ¿Interesante, no?

Además de esto, hay un conjunto de confesiones anónimas que inspiran obras de arte, algunas de ellas son:

No he hablado con mis hijos en cuatro meses. Llaman en vacaciones y por mi cumpleaños, pero nunca entre medias. No los culpo. Fui un padre horrible.

Y otras un poco más fuertes:

A veces me pregunto si estar muerta sería más fácil que ser su madre.

Los personajes:

Auburn: es la protagonista, al iniciar el libro es una chica que llora todos los días por su trabajo, sus estudios, en una ciudad que no le gusta. Pero la razón por la soporta es totalmente admirable. Obviamente, no puedo decir su secreto pero considero que es importante para personas que pasen por su misma situación siendo tan jóvenes.

Owen: es de quien se enamora Auburn, tiene una relación bastante pesada con su padre. Y al principio, no lo entendía, y mis hipótesis se vinieron al piso cuando descubrí su secreto, insisto, sus historias van más allá de detalles superfluos. Aunque su pensamiento con respecto a Auburn me asustaba, parece un total acosador, esto se aclara al final del libro. Tiene un desenlace espectacular.

También está la «perra» de Lydia. El miserable de Trey. Y la compañera de piso de Auburn. Harrison, el cantinero. Aj. Primera vez que me aprendo todos los nombres de una historia, así de genial es.

Y Adam… Adam. No quiero hablar de él porque espero que lo descubran por sí mismos.

Frase favorita:

Tiene varias que son muy buenas, sin embargo, mi parte favorita es una que incluso twittee en la cuenta del blog. Es la siguiente:

Siempre hizo un punto en decirme que su nombre, cuando se deletreaba al revés, todavía era Hannah. -Un palíndromo- le dije la primera vez que me lo dijo. Me miró, perpleja, y fue entonces cuando supe que nunca podría amarla. Qué desperdicio de palíndromo era esa Hannah.

Anuncios