Ready Player One de Ernest Cline es una novela de ciencia ficción. Sin embargo, también la catalogan como distopía y esto fue lo que me animó a leerla. Se trata de un mundo donde la tecnología ha tenido un avance vertiginoso y la realidad virtual es un hecho y parte de la cotidianidad. 

Ernest Cline presenta un ambiente en caos donde las personas se escapan de la vida real a un juego: OASIS. Sin embargo, para algunos deja de ser un juego y pasa a ser la vida misma. 

Un día sucede un evento que cambia todo: muere Halliday, el creador de OASIS. Al mismo tiempo, su testamento se carga en un vídeo. Todo su patrimonio, el control del juego y una gran suma de dinero pasará a manos de quien resuelva el acertijo escondido. 

Se activan las alarmas y las ambiciones. Las teorías y las especulaciones. Sin embargo, la mayoría pasó a creer que se trataba de un delirio de vejez de Halliday porque al cabo de varios años nadie había dado con la ubicación del Huevo de pascua. 

No obstante, en la tabla de clasificación algo cambia: el nombre de Parzival ocupa el primer lugar. Se reactivan las teorías y las preguntas. ¿Quién es? ¿Cómo resolvió el primer enigma?

Estaba obsesionado. No podía dejarlo. Empezaba a sacar peores notas en clase. Pero no me importaba.

La caza vuelve a la vida. Y desde entonces la realidad deja de ser real y pasa a ser completamente virtual para este chico. Por su parte, la compañía que compite contra OASIS es una asociación malvada capaz de hacer atrocidades con las personas cuyos nombres progresivamente van apareciendo en la tabla de clasificaciones. 

Ready Player One trata como segundo punto, la amistad y el amor. También hay dudas sobre los mismos, al final, siguen siendo avatares y podría ser cualquiera. Me recordó, en cierto modo, a Habbo. 

Además, Ernest Cline logra reflejar magistralmente la cultura pop de la década de los 80, debido a que, es una parte elemental para resolver los acertijos. 

Vídeojuegos, películas, series, música, arte y literatura están mezclado de manera muy interesante. Algunas referencias me emocionaron otras reconozco que no las entendí. Sobretodo las de vídeojuegos porque nunca he sido una amante del tema. 

Por su forma y color siempre me habían recordado a la TARDIS de Doctor Who.

Es un libro bastante entretenido, estructurado de tal manera que atrapa. Y los personajes están bien reflejados. Aparentemente, hay una adaptación cinematográfica que verá la luz en el año 2018. 

Por otro lado, me hizo reflexionar acerca de vivir en la realidad virtual y cómo es no vivir. Y es que la misma, en unas décadas puede ser una realidad. Y obviamente, asusta pero también da curiosidad.

E incluso, actualmente estamos conectados a la tecnología y existen casos extremos donde nos olvidamos de situaciones tan saludables como caminar. 

En definitiva, Ready Player One es un libro que me gustó y que ciertamente recomendaría por la gran cantidad de cultura pop que contiene. ¿Ya lo leíste?

¡Nos leemos en la próxima entrada!

1453695692_twitter 1453695710_instagram 1453695698_pinterest

 

Anuncios