A medida que escribo se esfuma la melancolía. ¿Por qué no lo escribiré con mayor frecuencia? Claro, lo impide la propia vanidad. Aun ante mí misma quiero aparecer como todo un éxito. Pero igualmente no llego hasta el fondo. Viene de no tener hijos, de vivir lejos de los amigos, de no lograr escribir como es debido, de gastar demasiado en la comida, de estar poniéndose vieja.

Pasaje del diario de Virginia Woolf (1915)

Anuncios