los ojos del perro siberiano

Los ojos del perro siberiano es un novela escrita por el argentino Antonio Santa Maria. Quien nace en Buenos Aires en 1963; es un editor y especialista en literatura infantil y juvenil. Los ojos del perro siberiano es su primera novela y la primera que leo del autor. La premisa de la misma es que hay cosas de la que es mejor no hablar.

Es una historia que se lee sumamente fácil, cuyo argumento lo hace interesante porque se quiere saber acerca de la historia de un grupo familiar que decide abandonar a su hijo mayor. No obstante, el hermano menor posee la determinación de averiguar qué fue lo que verdaderamente sucedió. 

Es así como se conoce un hecho bastante lamentable porque deja entrever la discriminación hacía lo desconocido con un tema que hoy en día conlleva un profundo estigma y una especie de satanización. 

A pesar de ser una novela corta tiene elementos que la convierten en significativa. Así, en temas como la amistad se tocan todas las matices desde la figura del mejor amigo hasta que la persona que un día te dio la espalda. Y ahí, caes que un despecho porque los amigos también rompen el corazón.

A Mariano yo nunca supe si lo elegí o si cuando llegué al mundo simplemente él me estaba esperando.

Lo que más me impactó fue la capacidad que tiene para dejar entrever el egoísmo del ser humano, y hacer gala de la peor faceta producto de una ignorancia que (nos, les) invade. Es una novela para reflexionar y para compartir con otros. 

La gente no entiende nunca al que es diferente. En una época los metían en manicomios, en otras en campos de concentración.

Mantiene, una suerte de simbología, literariamente hablando, en donde características como la música, los ojos del perro siberiano y la literatura se convierten en una parte elemental de la vida de los protagonistas y que curiosamente logré trasladar hasta mi realidad. 

Hay dos verdades; la primera, este libro fue escrito en 1998 y desde entonces ha vendido muchos ejemplares así que posiblemente ya lo hayas leído. La segunda; es que hay, ciertamente, un secreto familiar mi recomendación es que si como yo no conoces de qué trata, te dejes sorprender. 

Y así conforme van pasando los años van cambiando los gustos y nos parece mentira que hayamos disfrutado ciertos textos, que después creemos execrables.

¡Nos leemos en la próxima entrada!

1453695692_twitter 1453695698_pinterest 1453695710_instagram

Anuncios