En la literatura hay una gran tradición de viajes, no me refiero a los espaciales ni a los de piratas, sino a esos viajes que los protagonistas realizan para volver al mismo lugar pero transformados.

Los ojos del perro siberiano – Antonio Santa Ana (1998).

Anuncios