Si siguen mi blog desde sus inicios sabrán que me gusta escribir sobre los distintos cursos y talleres que voy realizando aunque no sean tan frecuentes como desearía. Así que hoy, les voy a comentar acerca del Género y la autonomía económica: una mirada necesaria para prevenir la violencia contra las mujeres. 

Todo esto se realizó gracias a Acción Campesina quienes pusieron a nuestra disposición material bibliográfico que me tomo el atrevimiento de compartir con ustedes porque creo que es bastante importante conocer acerca del tema y salirnos de la zona de confort para empezar a conocer una realidad que está ahí pero que desconocemos o ignoramos. 

Para empezar, es necesario conversar sobre sexo y género, en el entendido de que: 

📌 Sexo: es una condición biológica, es decir, es innato. 

📌 Género: atiende a necesidades impuestas por la sociedad. Lo que quiere decir que es aprendido y crea desigualdades que es menester atender.

En este sentido, el género estable que las mujeres somos sensibles y tenemos el rol de la maternidad y reproductivo sí o sí. Así como que somos responsables del hogar. Mientras que los hombres son productivos y tienen el rol de producir y proveer bienes y servicios. Todo esto, trae como consecuencia directa que las mujeres tengan baja autoestima, depresión, soledad, aislamiento y apatía. Por su parte, los hombres tienen a reprimir sus sentimientos, inseguridad y ansiedad.

No deberían cuestionarme si no quiero ser mamá.

Por su parte, a los hombres se les ha prohibido expresar sus emociones, ser débiles y también el ejercicio de ciertas profesiones. Esas normas socioculturales exigen a los hombres demostrar su virilidad demostrando fuerza, no dejándose someter por otros y los lleva al camino de la violencia que solo deja dolor y destrucción.

Así, la construcción de masculinidades alternativas da cuenta de determinadas características, alejadas de la masculinidad hegemónica como:

📌 Aprender la propia vulnerabilidad masculina.

📌 Aprender a expresar emociones y sentimientos.

📌 Aprender a aceptar actitudes y comportamientos tradicionalmente considerados femeninos. 

📌 Aprender a pedir apoyo y ayuda.

📌 Aprender métodos no violentos para resolver los conflictos.

Pero, en definitiva, ¿qué es la violencia?

Según el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), proviene del latín Violentia. «Acción y efecto de violentar y violentarse». La violencia también puede ser, uso de mecanismos habituales de agresión, intención de controlar a otros, ejercicio de alguna clase de poder que involucre la relación entre un dominante y un dominado

El hombre nació en la barbarie, cuando matar a su semejante era una condición normal de la existencia. Se le otorgó una conciencia. Y ahora ha llegado el día en que la violencia hacia otro ser humano debe volverse tan aborrecible como comer la carne de otro.

Martín Luther King.

De esta forma, la violencia se puede dar de distintas formas:

📌 Violencia física: Uso de fuerza que va desde empujones, cachetadas, pellizcos, en aumento, patadas, quemaduras, golpes de puños, con objeto, con armas hasta el femicidio.

La violencia física contra la mujer se conceptualiza actualmente como un problema de violación de derechos humanos. Este fenómeno social fue abordado y analizado como problema en la Conferencia Mundial de Viena en 1993 generando una revolución conceptual sobre los derechos humanos. El principal resultado de esa discusión fue el reconocimiento de todas las formas de violencia de género como una violación de los derechos humanos de las mujeres.

Marcelo.

📌Violencia Psicológica: conductas despreciativas y humillantes que denigran las capacidades del otro en distintas áreas; uso de groserías o sobrenombres en el lenguaje, gritos, amenazas, prohibiciones, encierros.

Cuando alguien hace algo que perjudica a otros psicológicamente, mentalmente, moralmente o emocionalmente, ejerce violencia psicológica. O sea, cuando se perjudica la unidad, coherencia, o equilibrio interno del otro.

Ernesto Rossetti .

📌 Violencia Sexual: relaciones forzadas, a veces con uso de fuerza y lesiones en el cuerpo; obligación de realizar conductas no deseadas dentro de la relación sexual, obligación de abortar o prostituirse. 

Todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de esta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de trabajo.

Organización Mundial de la Salud (OMS).

📌Violencia Económica: manipulación del otro a través del dinero, restringiendo, condicionando o privando del dinero familiar, robando el dinero del otro u obligando a endeudarse.

El abuso económico no es inofensivo, es una agresión que transgrede el derecho fundamental a la subsistencia, el cual, toda mujer debería gozar plena y dignamente.

Roberto Contreras.

Asimismo, existe un ciclo de la violencia que pasa desde el arrepentimiento o luna de miel, acumulación de tensión hasta agresión o hechos violentos que lamentablemente no descienden sino que van en ascendente llegando, incluso, a la muerte.

Evidentemente, todo esto que escribo acá son solo algunas perfiladas de esta situación que te puede estar ocurriendo a ti que me lees tanto como a un amiga o un familiar. Reitero que la mayor parte de la información fue extraída de Acción Campesina y los invito a conocer más acerca del tema.

Ciclo de la violencia hablanlasletras

Si sufres violencia de género recuerda que no estás sola.

¡Nos leemos en la próxima entrada!

Anuncios